Soy Rocío, periodista, tengo 32 años, y trabajé en varias empresas y proyectos, hasta que  fui mamá hace cinco años. De mi pasión por crear y proyectar nació Wonderplay, un espacio donde puedo fusionar el diseño y la decoración, con el juego.

Luego de no encontrar lo que buscaba en el mercado, decidí lanzarme a fabricar los juguetes que siempre quise tener, y que ahora quiero para mis hijos. La idea es crear juguetes sin distinción de género, porque ¡no existen juguetes para nenas o nenes!

Ademas, creo que los juguetes tienen que incentivar la imaginación, la creatividad y acompañar a los niños en su desarrollo. Es por eso que creamos productos con materiales nobles, de gran calidad en sus detalles, que fomentan las capacidades a través del juego de roles. 

Con estos juegos se desarrolla una gran riqueza de vocabulario, y se estimula el potencial creativo e imaginativo de los niños, además de hacer trabajar el razonamiento y la lógica durante el transcurso de las aventuras al enfrentar nuevos panoramas, retos y confrontaciones e intentar solucionarlos.

Wonderplay lo hacemos entre muchas personas. Todos nuestros juguetes son 100% industria argentina y hechos uno a uno con mucho amor y dedicación.

Estoy yo (Rocio) que planeo y pienso cada producto en base a los gustos de mis dos asesores estrella, mis hijos Vicente y Helena de 4 y 2 años. Una vez ideado, tenemos muchos compañeros que nos ayudan a crear: Caro y Dari, con las cocinitas, Ale y Vale, que se encargan de los carritos, batidoras y tostadoras; está Gabi que hace las entregas (muchos de uds. lo conocen porque fue a dejarles sus productos!), Vale con las fotos y diseño, Beni en las redes sociales, Julia con las bolsas y todo lo referido a textil, Marcelo, Sandra y Martina con las ollas y accesorios de aluminio, los chicos de Gurisa y su diseño gráfico, Juan Pablo en los detalles de vinilos, y muchas personas más que se van sumando a esta cadena de valor. 

Desde luego Martín, mi marido, que me banca en toda esta aventura! Y muchos amigos que con sus consejos y ayuda, logramos crecer día a día.

Por eso, antes de que uno de nuestros juguetes llegue a tu casa, muchas personas se dedicaron a que lo que estás llevando sea un producto de calidad, para que lo único que tengas que hacer cuando llega a tu casa es activar tu imaginación y que comience el juego.